Suscripción

Reciba las novedades de nuestro Blog en su E-mail
Imprimir

LA NATURALEZA HUMANA DE LA CULTURA ...LA SEGUNDA PIEL

Autor: Dr. Roberto Rivera Pérez

Uno de los debates más añejos, pero todavía vigente entre los estudiosos de las ciencias sociales frente a los analistas de las ciencias positivas, ha sido la distinción entre naturaleza / cultura. Incluso en las últimas décadas, se ha tratado de referir sobre la naturalidad del ser humano o la animalidad del hombre, sustentado en estudios médicos y del campo de la genética, entre otras disciplinas.

 

Probablemente este debate (naturaleza / cultura), encontró sus orígenes desde el descubrimiento de América, cuando los exploradores europeos se tuvieron que preguntar: ¿Qué es lo que son éstos (refiriéndose a los moradores)?, ¿Serán animales u hombres?, entre muchas otras premisas. La historia del continente americano, dicta que fue Fray Bernardino de Sahagún (en ese entonces Obispo del actual estado de Chiapas en México), quién restauró el grado de humanidad para todos los oriundos de este continente. Sin embargo, apoyó las condiciones de animalidad para los individuos que provenían del continente africano.

Aproximadamente desde mediados del siglo XIX, al hacerse cada vez más públicas las indagaciones sobre los procesos de evolución y progreso de las sociedades (donde Inglaterra era el punto cumbre de la época, y todas las demás naciones debían aspirar a su status).  Aparecen las aportaciones de Darwin, Spencer, Tylor, Malthus, Marx, Morgan, entre muchos otros. Quienes de forma indirecta sientan las bases, para comenzar a pensar sobre la distinción entre ambos términos (la naturaleza y la cultura). Caso concreto, puede ser el ensayo: La sociedad primitiva de L. H. Morgan; que a su vez, sirvió de inspiración para el primer y segundo capítulo de Las estructuras elementales del parentesco de Claude Lévi-Strauss. Donde se apuntaló que el ámbito de las necesidades físicas y fisiológicas pertenecerá al universo de la naturaleza. En cambio, el universo de las reglas y normas, será propio de la cultura. Y el punto intermedio entre la distinción naturaleza / cultura, será la regla universal del tabú del incesto. La cual establecerá, qué tipo de personas están prohibidas y quiénes están prescritas para las alianzas matrimoniales, pero sobre todo para el acceso sexual.      

No obstante, continúa una persistencia contemporánea de ciertos sectores de las ciencias positivas (específicamente la medicina y genética), las cuales han pretendido seguir naturalizando la razón de ser de ciertas prácticas sociales. Las cuales, ciertamente podrán tener un origen natural, biológico o fisiológico, pero no se puede dejar de considerar: La serie de acciones y prácticas que se realizan, incluso de forma inconsciente, y que buscan la permanencia de las reglas culturales que han sido impuestas y que aprehendemos (con h) desde la infancia, por la simple razón de vivir dentro de una sociedad. Y por lo tanto, la cultura se transforma en nuestra segunda piel.

Para cerrar esta aportación, cito:

Conocí una vez en Arizona a la esposa de un comerciante que se tomaba un interés algo diabólico en la producción de reacciones culturales. A los huéspedes que recibía en su casa les servía a menudo deliciosos bocadillos rellenos de una carne que no parecía ser pollo, ni tampoco del pescado llamado bonito, pero que recordaba ambas. Las preguntas que se le hacían en ese sentido, no las contestaba hasta que todos habían comido hasta hartarse. Entonces aclaraba que lo que habían comido no era pollo, ni bonito, sino la carne sabrosa y blanca de serpientes de cascabel recién muertas. La reacción era instantánea: todos sufrían violentos vómitos. (Kluckhohn, 1970). Cursivas mías.

Para los interesados en más casos sobre reacciones fisiológicas, en respuesta de presiones culturales. Sugiero revisar: Kluckhohn (1970), Lévi-Strauss (1987) y Bourdieu (2009).    

Fuentes:

Bourdieu, P. (2009). El sentido práctico. México, Siglo XXI.

Darwin, C. (2002). El origen del hombre. Colombia, Panamericana.

Kluckhohn, C. (1970). Antropología. México, FCE.

Lévi-Strauss, C. (1985). Estructuras elementales del parentesco. México, Origen / Planeta.

Lévi-Strauss, C. (1987). Antropología estructural. España, Paidos Básica.

Morgan, L. H. (2001). La sociedad primitiva. México, Colofón.

Únase al Diálogo Directo con Edgar Morin Mensaje Breve de Edgar Morin en Video

Deja tus comentarios

0
Términos y Condiciones de Publicación.

Gente en la conversación

  • Invitado (Juan Manuel Martinez)

    Excelente aporte el de esta pagina, mil gracias

Contacto

DERECHOS RESERVADOS

  • Los derechos de propiedad intelectual sobre este SITIO, dominio o sub-dominios son titularidad de Edgar Morin. El uso de cualquiera de los contenidos del SITIO no constituirá en ningún momento una autorización ni licencia tácita o explícita para usar la propiedad intelectual propiedad de Edgar Morin o de la cual ésta es usuaria autorizada, por lo que su reproducción parcial o total no está permitida.
    Corresponde a Edgar Morin el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los derechos referidos en cualquier forma y, en especial, los derechos de su divulgación, publicación, reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

 

Protected by Copyscape Web Copyright Checker

Email *
Nombre *
Apellido *
Ciudad *
País *
Teléfono Celular *
Posgrado *
Temática *
Mensaje *