Suscripción

Reciba las novedades de nuestro Blog en su E-mail
Imprimir

LA ANTROPOFAGIA Y EL CANIBALISMO, ¿MITO O REALIDAD?

¡Estamos comiendo gente!

Dicho popular mexicano

Dr. Roberto Rivera Pérez

El ejercicio de la violencia, la práctica del asesinato, la guerra y los constantes intentos por controlar el cuerpo y el existir de los “otros” (lo que dio origen y caracterizó al periodo del esclavismo, aún presente en la actualidad).

Indudablemente, ha sido una práctica social que ha acompañado el desarrollo de todas las organizaciones sociales y civilizaciones en el ámbito mundial; pues sin dudarlo, hasta la fecha no se ha registrado la existencia de un solo grupo cultural, que haya estado ajeno a esta serie de procesos. Ya que en una mayor o menor medida, la humanidad en general ha participado en estas prácticas como lo constatan los procesos históricos de larga duración de toda la historia.

Es más (como lo atestigua la historia universal), cuando un grupo que controla el poder económico, político o simplemente es superior –en términos militares y bélicos-, y éste desea extender su dominio, o tiene algún tipo de intereses ocultos, o simplemente desea tener mayor injerencia sobre otros sectores, grupos o países; generalmente se recurre a la distribución y popularización de falsas interpretaciones sobre prácticas ceremoniales, rituales de iniciación, creencias religiosas, etcétera. Entre las acusaciones más comunes, se incluyen: el infanticidio, la sodomía, necrofilia, el canibalismo o la antropofagia. Y que en la actualidad, se han transformado en discursos popularizados sobre Múltiples intentos por derrocar dictaduras e imponer democracias, la violación de los derechos humanos, prácticas sobre violencia de género. Sin mencionar, los  Intentos para detectar armas de destrucción masiva en el Medio Oriente (Irak en el año 2003).  De las cuales, nunca se encontró ni una sola durante todo el conflicto bélico que encabezó los Estados Unidos.

Es difícil determinar, en que justo momento se inventó la noción del canibalismo o la antropofagia. Ya que en la mitología Griega, se habla que tres de los hijos de Cronos (Zeus, Poseidón y Hades), evitaron ser comidos por su padre. Asimismo, se contaba que en el justo momento en que Hércules (hijo de Zeus) pierde la razón y sucumbe a la locura, se terminó comiendo a sus propios hijos –justo como lo hacía su abuelo, antes de que éste sucumbiera frente a sus tíos y su padre-.

Mucho antes del año 90 de nuestra era, el grupo religioso conocido como los cristianos, eran perseguidos, encarcelados, torturados y ejecutados, o exhibidos como parte de la diversión del combate con fieras en el Coliseo Romano.  El pretexto, era que en sus celebraciones religiosas se comía del cuerpo y de se bebía de la sangre del Hijo de Dios –y que en la actualidad, se conoce como la eucaristía católica-.

En el año de 1521, una práctica semejante fue reportada en La verdadera historia de la Conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, y en menor medida en las Cartas de Relación de Hernán Cortés. Ya que, como parte de las celebraciones de Huitzilopochtli (señor de la guerra y mayor benefactor de los mexicas o aztecas en el centro de México). Sus feligreses, elaboraban una estatua gigante y comestible, que era distribuida entre todo el pueblo, pero sobre todo entre los miembros de las clases políticas, religiosas y los altos mandos del ejército (los guerreros águila y jaguar –que para ese entonces, sería el equivalente a las fuerzas especiales de los ejércitos modernos-).

Durante el año de 1779, se realizó el tercer y último viaje del Capitán Cook, quien oportunamente decidió explorar las nada conocidas islas de Hawaii (o Hawái –me quedo con esta última-). Irónicamente, la fecha de su arribo a este territorio, coincide con una celebración religiosa en donde el máximo dios de los hawaianos, debe morir, para resucitar y dar continuidad al ciclo de la vida ritual.

Lo que años anteriores, había sido una celebración en la cual una imagen de este dios era destruida y posteriormente reconstruida; ahora –con el arribo del barco del Capitán Cook- era el mismo dios y su séquito, quienes se habían presentado para el sacrificio. Lo que permite entender –inscrito en las memorias y demás testimonios recopilados de los sobrevivientes-, la razón del por qué los hawaianos estaban dispuestos a entregarles múltiples ofrendas (incluyendo los favores sexuales, como fue el caso de la hija del emperador con el mismo Capitán).  Ya que una forma de escalar individual y familiarmente al interior de la estructura social hawaiana, era / es mediante la entrega de dones y demás regalos a los miembros de las clases poderosas; por tanto, ¡Que mejor, si eran los mismos dioses en persona, quienes recibían los regalos (incluyendo a la hija)!.

La historia de este suceso, no refiere qué fue lo que haya pasado con los cuerpos de los “dioses” asesinados. Sin embargo, los feligreses estaban conscientes de que el próximo año, tendría que regresar el dios. Sugiero revisar: Islas de Historia: La muerte del Capitán Cook, Metáfora, antropología e historia de Marshall Sahilins.

Finalmente en el año de 1911, justo cuando el Prof. Bingham estaba descubriendo las ciudades incas. No faltó quien le sostuviera, que aún existían grupos caníbales en la selva peruana, y su vida estaba en peligro. Situación que el mismo explorador desmintió en su ensayo: La ciudad perdida de los incas, y que oportunamente  realizó para la National Geographic Company.

Todo lo descrito anteriormente, es parte del resultado de las crónicas, testimonios orales, falsas interpretaciones y leyendas, que en su momento elaboraron los exploradores, conquistadores, colonialistas, misioneros, buscadores de tesoros, sobre grupos culturales concretos. Donde el resultado, fue la circulación de falsas propagandas que terminaron por justificar el sometimiento y exterminio de muchas culturas en el mundo, pero en realidad se encubría empresas comerciales y deseos de expansiones territoriales –como ocurre en la actualidad, solamente que los discursos han cambiado-.

No sobra mencionar, que hasta la fecha no se ha documentado (etnográfica, antropológica o sociológicamente) la existencia de algún grupo humano, que como parte del transitar de su vida cotidiana y lúdica, se dedique al consumo de carne humana. Lo anterior, no excluye el consumo de las cenizas de los cuerpos calcinados de los familiares y enemigos en algunas regiones del Pacífico.  Esto último, es los más acercado a la práctica del canibalismo, como ha sido interpretada y difundida en las sociedades globales contemporáneas.

Sin embargo, algunos miembros específicos de las “sociedades globales, modernas y posmodernas”, como son: Ruby Eugene (Estados Unidos), Nicolas Cocaign (Rusia), Stephen Griffiths (Inglaterra), Anthony Morley (Inglaterra), Paul Durant (Estados Unidos), Robert Maudsley (Inglaterra), Peter Bryan (Inglaterra), Armin Meiswes (Alemania), Jeffrey Dahmer (Estados Unidos), José Luis Cava (México), Albert Fish (Estados Unidos) y Andrei Chikatilo (Rusia). Se caracterizaron por asesinar y consumir la carne humana de sus víctimas, como lo sostiene Magro (2011).

Por ende, ¡El canibalismo y la antropofagia, no está fuera de nosotros! Sino la imitación de una falsa práctica social, supuestamente primitiva. Ha llevado a distintas personas a su ejecución. Entonces, ¿quiénes son los primitivos y salvajes?

Fuentes bibliográficas: 

Bingham, H. (1953). La ciudad perdida de los incas,  Chile, ZIG-ZAG.

Harris, M. (2011). Caníbales y reyes. México, Alianza Editorial.

Magro, E. (2011) Los peores asesinos caníbales de la historia. En El ABC Internacional. España, ABC. Recuperado: http://www.abc.es/20120531/internacional/abci-canibales-historia-201205311534.html

Sahlins, M. (1988). Islas de Historia: La muerte del Capitán Cook, Metáfora, antropología e historia. Barcelona, Gedisa.

Únase al Diálogo Directo con Edgar Morin Mensaje Breve de Edgar Morin en Video

Deja tus comentarios

0
Términos y Condiciones de Publicación.

Gente en la conversación

Contacto

DERECHOS RESERVADOS

  • Los derechos de propiedad intelectual sobre este SITIO, dominio o sub-dominios son titularidad de Edgar Morin. El uso de cualquiera de los contenidos del SITIO no constituirá en ningún momento una autorización ni licencia tácita o explícita para usar la propiedad intelectual propiedad de Edgar Morin o de la cual ésta es usuaria autorizada, por lo que su reproducción parcial o total no está permitida.
    Corresponde a Edgar Morin el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los derechos referidos en cualquier forma y, en especial, los derechos de su divulgación, publicación, reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

 

Protected by Copyscape Web Copyright Checker

Email *
Nombre *
Apellido *
Ciudad *
País *
Teléfono Celular *
Posgrado *
Temática *
Mensaje *