Suscripción

Reciba las novedades de nuestro Blog en su E-mail
Imprimir

El Titanic Global y la posibilidad de un pensamiento del Sur

Titanic Global

Indudablemente, vivimos en un mundo de cambios apresurados, donde las dinámicas socio-culturales, económicas, tecnológicas y políticas se aceleraron como nunca antes en la historia humana, y exigiendo de nosotros elevar nuestros niveles de comprensión.

Ortega y Gasset decía “no sabemos lo que pasa y eso es precisamente lo que pasa”, y parece que nunca tuvo tanta razón: Siempre hay un retraso de la conciencia con relación a los acontecimientos inmediatos, y este desajuste se va profundizando mientras la globalización provoca una aceleración de todas las dinámicas (económicas, sociales, demográficas, políticas, ideológicas, religiosas...) y una multiplicación de interacciones innumerables entre estos procesos extremadamente diversos.

A partir, sobretodo, de la segunda mitad del siglo pasado, el modelo de la fragmentación de la ciencia comienza a dar señales de agotamiento y esclerosis. Se vuelve impotente para comprender y lidiar con problemas de todo orden, cuya complejidad desafía el conocimiento compartimentado. Los principios del orden, de la certeza y de la predictibilidad en los cuales se basaba la ciencia clásica se tornaron inoperantes delante de la incertidumbre de una sociedad-mundo que se confronta, en todo momento, con lo inesperado, lo no previsible. La torre de control del conocimiento comienza a arruinarse. El especialista se pierde en medio del juego de un rompecabezas que no ha aprendido a armar todavía. Así, hoy día, si las sociedades parecen incapaces de tratar los problemas planetarios fundamentales (Medio ambiente, geopolítica, derechos humanos...), es porque un déficit de la inteligibilidad aparece claramente en un mundo donde las interdependencias de toda clase aumentan, induciendo un proceso de obsolescencia rápida de nuestros cuadros de pensamiento y nuestros conocimientos técnicos, de nuestras instituciones y nuestros métodos de gestión.

Caracterizado por la especialización, el conocimiento se profundiza en el registro de lo parcial y de lo parcelado, mientras se afirma una imperiosa necesidad de globalidad para responder a numerosas urgencias sociales que son de hecho locales y globales al mismo tiempo. La validez de este conocimiento parece entonces discutible si no tiene en cuenta la comprensión de la complejidad humana y social y de sus dimensiones múltiples.

¿Es decir, qué ética para cuál conocimiento?

 ¿Podemos entender los problemas globales del planeta, mientras permanezcamos en un conocimiento dividido según disciplinas divididas?

¿No sería necesario reformar nuestro pensamiento para permitirnos concebir los problemas fundamentales y entrecruzados que nuestro conocimiento actual reduce en migas?

               

                En este sentido se requiere pensar la mundialización como fenómeno fundamentalmente complejo: La universalización presenta sin duda una vertiente positiva, mediante el fortalecimiento de las inter-solidaridades, una mejor comprensión de nuestra comunidad de destino, las dinámicas de simbiosis y mestizajes culturales; pero sus degradaciones ya no sólo equilibran un balance sino plantean amenazas mortales para la especie humana. En la perspectiva de Morin, esta idea de crecimiento indefinido –que unificó una gran parte del mundo durante décadas, y lo sigue haciendo a pesar de la crisis del 2008- se debe abandonar absolutamente, porque asimilada a una “locura colectiva que no se ha diagnosticado todavía”[1].

Aquí, un tríptico de metáforas recurrentes permite sintetizar sus aportes cardinales en cuanto a los desafíos del periodo moderno:

* Titanic planetario[2]

* Cuatrimotor[3]

* Doble-hélice[4]

                Alrededor de este tríptico conceptual se organiza la crítica morineana en contra de la concepción tradicional del desarrollo y el progreso que exageran el papel de la ciencia, la economía como únicas vías legítimas y posibles para el desarrollo humano.

Ya en 1999 el ensayo "Estamos en un Titanic", había planteado muchas de las bases que estructurarían su producción intelectual de los años 2010: La metáfora del cuatrimotor, junto con la metáfora de la doble hélice, se presentan como pilares a partir de los cuales se denuncia esta concepción de un desarrollo que pretende resumir y diluir toda la aventura del progreso humano.

Al respecto afirma: “Podemos decir que estamos en un Titanic planetario, con su «cuatrimotor» técnico, científico, económico y de beneficios, pero no controlado éticamente y políticamente. ¿Dónde encontrar posibilidades de estas regulaciones y controles ético y político? Pienso que las fuentes pueden encontrarse en la segunda hélice de la mundialización;  abandono la metáfora del cuatrimotor para tomar una nueva metáfora la de una doble hélice.”[5]

 

Autor: Dr. Nicolas Malinowski



[1]Morin, E. La vía, para el futuro de la humanidad, Paris, Edit. Seuil, 2011, p 25.

[2]La imagen del Titanic es naturalmente muy fecunda por su asociación entre el carácter trágico de una situación humana, y sin embargo nuestra desenvoltura colectiva frente a la inminencia de un desastre.

[3]Morin, E.El Método, tomo 3: La humanidad  de la humanidad, Edit. Cátedra, 2003, pag. 240, p:“Término que pone en conexión las cuatro instancias ciencia-técnica-economía-industria, para designar las fuerzas que propulsan el desarrollo actual del planeta”.

[4] La doble hélice se refiere a los impulsos de la mundialización. La primera hélice del Titanic planetario está ligada a la dominación, mientras que la segunda se mueve con el motor de la responsabilidad y la solidaridad: “La primera hélice –muy conocida– es la hélice que impulsó la mundialización comenzada a fines del siglo XV, con la conquista de América. Un proceso que continuó con la colonización, con la esclavitud, con la conquista, con el lucro. Es el fenómeno de la dominación. Y, al mismo tiempo, hay una segunda mundialización, que le es antagónica y también inseparable. La segunda mundialización empieza con Bartolomé de Las Casas, quien afirmó que los indios de las Américas tenían una personalidad humana, cosa que era negada por los teólogos católicos españoles. Se continuó con Montaigne, que decía que otras civilizaciones aparte de la occidental tienen sus valores. Se continuó con las ideas nacidas en el mundo mismo de la opresión, que fue el Occidente europeo: ideas de las libertades personales; las ideas universalistas y humanistas, que llevaron a la abolición de la esclavitud; los procesos de promoción de los derechos de los hombres y mujeres; los procesos de descolonización; la difusión de la democracia; y hoy en día la conciencia ecológica, es decir, de una comunidad de destino humano y del planeta.

Esta segunda mundialización tiene en sí misma una fuerza, un motor de responsabilidad y de solidaridad. Es la conciencia también y el sentido de la comunidad de destino: comunidad de destino planetario –evidente–, pero también de continentes. Tenemos una comunidad europea. Se debe discutir, se debe desarrollar el sentido de la comunidad de destino latinoamericano. Esto es la conciencia, porque no se pueden adelantar las cosas sin la inteligencia y la conciencia que pueden introducir la ética y la política, los partidos políticos y el pensamiento político, en el desarrollo mismo. No hay que subordinar más el desarrollo humano al desarrollo económico; debemos invertir esto y subordinar el desarrollo económico al desarrollo humano. Ese me parece es el papel ético fundamenta  l. No debemos ser simples objetos en este Titanic sin piloto, sino que debemos cambiar y ser sujetos de la aventura humana.” (In Morin, E. Estamos en un Titanic, Documento incluido dentro de la Biblioteca Digital de la Iniciativa Interamericana de Capital Social, Ética y Desarrollo - www.iadb.org/etica, 1999, p 3-4)

[5]Morin, E. Estamos en un Titanic, Documento incluido dentro de la Biblioteca Digital de la Iniciativa Interamericana de Capital Social, Ética y Desarrollo - www.iadb.org/etica, 1999, p 2.

Únase al Diálogo Directo con Edgar Morin Mensaje Breve de Edgar Morin en Video

Deja tus comentarios

0
Términos y Condiciones de Publicación.
  • No se han encontrado comentarios

Contacto

DERECHOS RESERVADOS

  • Los derechos de propiedad intelectual sobre este SITIO, dominio o sub-dominios son titularidad de Edgar Morin. El uso de cualquiera de los contenidos del SITIO no constituirá en ningún momento una autorización ni licencia tácita o explícita para usar la propiedad intelectual propiedad de Edgar Morin o de la cual ésta es usuaria autorizada, por lo que su reproducción parcial o total no está permitida.
    Corresponde a Edgar Morin el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los derechos referidos en cualquier forma y, en especial, los derechos de su divulgación, publicación, reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

 

Protected by Copyscape Web Copyright Checker

Email *
Nombre *
Apellido *
Ciudad *
País *
Teléfono Celular *
Posgrado *
Temática *
Mensaje *